Categorías
Ciudadano

114 familias de escasos recursos contarán con una vivienda propia en el plan habitacional Valle Esperanza

Vladimir Plúas es un padre de familia que no contaba con un ingreso económico fijo para luchar contra una enfermedad que complica la salud de una de sus hijas, Alexa. Y esa situación que se tornaba más difícil al no tener una vivienda digna que le ayude a sobrellevar los efectos secundarios de las quimioterapias.

 

Alexa padece de leucemia linfoblástica aguda y su vida se desenvolvía entre una casa de salud y un albergue. La historia de Alexa dio un giro gracias al plan habitacional municipal Valle Esperanza en el que la Empresa Pública Municipal de Vivienda inició la construcción de 114 viviendas en dos hectáreas de terrenos.

 

El proyecto nace de la visión de la alcaldesa Cynthia Viteri de ayudar a familias en extrema pobreza para que puedan tener una vivienda propia sin costo alguno.

 
Aporte de la empresa privada
 

La iniciativa integra el aporte de la empresa privada que con donaciones a través de un fideicomiso se pueden construir las viviendas. Cada casa que se construye tiene un costo aproximado de USD 10.000 dólares y el tiempo de edificación es aproximadamente de un mes.

 

Este proyecto Municipal habitacional ha sido diseñado de manera integral: quienes vivan en la urbanización tendrán acceso a áreas deportivas, para mascotas e infantiles.

 

Actualmente, en Valle Esperanza existen 11 viviendas construidas con el aporte de empresas privadas como Ambiensa, Guayaquil City, Difare, Papelesa, Uribe Schwarzkopf y Netlife.

 

Para este proyecto habitacional se ha contemplado que la inversión municipal sea de USD 1’500.000 en cuanto a la dotación de servicios. Paralelamente la Empresa Pública Municipal de Vivienda realizó estudios de factibilidad y prefactibilidad que servirán para llevar a cabo las obras civiles, eléctricas, hidrosanitarias y complementarias. Al mismo tiempo se generan 798 fuentes de empleos directos e indirectos.

 

Así las familias beneficiarias llegan a una vivienda que cuenta con servicios básicos, dentro de una zona segura. Además, reciben un acompañamiento integral por parte de la Empresa de Vivienda en coordinación con direcciones municipales, es así que se realizan brigadas médicas y de fumigación.