Categorías
Comunitario

2,5 toneladas diarias de desechos van al relleno sanitario de Puná

El funcionamiento del Relleno Sanitario Manual en la cabecera parroquial de Puná genera efectos positivos para alrededor de 4.000 habitantes y para el medioambiente.

 

Los rellenos sanitarios de este tipo consiguen una mitigación de los impactos ambientales, como la contaminación de los ríos y mares, señaló María Fernanda Rumbea, directora de Ambiente y Preservación de Áreas Verdes. “Reduce la propagación de enfermedades y mantiene el orden en la planificación de las áreas pobladas”. Este método es completo para la eliminación de todo tipo de desechos sólidos comunes, evitando los problemas de cenizas y de materiales que se descomponen.

 

La Dirección de Aseo Cantonal, Mercados y Servicios Especiales registra la recolección diaria de aproximadamente 2,5 toneladas de desechos sólidos no peligrosos, que se descargan, compactan y cubren en la trinchera dispuesta para este servicio municipal. Hasta el momento se registran unas 200 toneladas de desechos recolectados en 12 semanas de operatividad.

 

El terreno del relleno sanitario ha sido impermeabilizado mediante una geomembrana de polietileno de alta densidad, con una capacidad de 10.000 m3 en la trinchera; además cuenta con drenaje de lixiviados, una estación de bombeo con cámara de captación de 8 m3, una estación de rebombeo y las chimeneas cada 25 metros, para la captación de gases que serán quemados utilizando la técnica de captación pasiva, evitando su dispersión al ambiente.

 

En el sitio también funciona un pozo de monitoreo de las aguas subterráneas de 9 metros de profundidad, infraestructura que guarda similitud a la que se utiliza en el Relleno Sanitario Las Iguanas. Esta construcción en la parroquia rural Puná significó una inversión municipal de USD 191.400,22.

 

El personal operativo para la recolección de desechos lo conforman 12 trabajadores, con el apoyo de un tractor y un carretón, en tanto que la disposición final la ejecutan 4 personas en el relleno, está prevista su operatividad durante los siguientes 15 años.