Categorías
Ciudadano

Alcaldesa Cynthia Viteri participó en conferencia Impulso de Mujer, un tiempo para soñar

La tarde del sábado, en el auditorio de la iglesia Casa de Fe, la alcaldesa Cynthia Viteri participó en la conferencia Impulso de Mujer, un tiempo para soñar, organizada por la Dirección de la Mujer y la Empresa Pública Municipal para la Gestión de la Innovación y Competitividad (ÉPICO), en alianza con Alcanza Centro de Desarrollo Humano.

 

Ante 2.000 mujeres beneficiarias de los programas y dirigentes barriales, Viteri dio su testimonio de vida en un panel que compartió con las conductoras de TV, Denisse Angulo y Michela Pincay y las pastoras Carla Villacrés y Omayra Font, invitada internacional proveniente de Puerto Rico.

 

Asistieron también el vicealcalde Josué Sánchez, el concejal Egis Caicedo, la directora de la Mujer, Vivianne Almeida, la gerenta general de ÉPICO, Cristina Vinueza, la subgerenta de la Empresa Pública Municipal Desarrollo, Acción Social y Educación (EP DASE), Amalia Gallardo, entre otros funcionarios.

 
Viteri ofreció su testimonio de vida
 

Wendy Rosillo fue la moderadora. Ella le pidió a la alcaldesa que rememore sus inicios en la vida pública y cuente cómo logró sus metas. “Gracias por estar todas aquí reunidas, cada una de ustedes es una historia que construyeron desde cero. Para mí hay un antes y un después, cuando perdí a mi hermano a los 15 años y a partir de ahí, el resto de mi vida cambió radicalmente. A los 17 años mi hermano murió de leucemia, yo tenía 15 años y mi vida dio un vuelco. A los 16 años di a luz a mi hija, que está por cumplir 40 años y tiene 3 hijas”, narró la Alcaldesa.

 

Por ser madre fue expulsada del colegio. Entonces empezó a trabajar pensando “en cuántos tarros de leche le iba a comprar a mi hija con lo que ganaba”.

 

Luego tuvo a sus otros dos hijos. Para los 3 hijos que tenía en aquel entonces (hoy es madre de cinco hijos) fue la mamá, el papá, la amiga y hasta aprendió a jugar fútbol para hacerlo con su hijo y que este no se sienta mal.

 

“Para cada cosa que ustedes hagan siempre van a tener una motivación, la mía siempre han sido mis cinco hijos”, destacó la funcionaria. Y resaltó el “ánimo que te da cada golpe que recibes para hacerte cada día más fuerte. Con cada golpe que recibo crezco más, me hago más grande, tengo mayores desafíos. Siempre digo: ahora voy a ser mejor, ahora voy a ayudar a más gente, a más niños, a más mujeres, a más hombres, para cambiarles la vida”.

 

Después de la intervención de sus compañeras de panel, la Alcaldesa retomó la palabra: “Mis hijos fueron el motor que hacía que no me detenga jamás… Yo nací para ser madre. No guardo rencor a nadie, bendigo sus vidas. Me levanto todos los días por el amor a mis hijos”.

 

Después la burgomaestre enfatizó en que “las cosas nunca son sencillas para las mujeres. Todos los días tenemos que probar que sabemos, que valemos, que podemos. Ustedes siempre traten de ser la mejor versión de ustedes mismas”.

 

“Todos los días le digo a Dios que cuide a mis hijos y yo cuido a los de él, como Alcaldesa de esta ciudad… Yo seguiré haciendo lo que me gusta: cambiar vidas”, concluyó la Alcaldesa.