Categorías
Comunitario

Brigada municipal brindó asistencia humanitaria a 20 personas en condición de calle

Bryan de 24 años y Viviana de 23 son pareja y esperan un bebé. Ambos tienen al menos un mes viviendo en las calles, huyendo de sus casas por el vicio de las drogas. El equipo municipal, conformado por personal de la Empresa Pública Municipal Desarrollo, Acción Social y Educación (DASE), agentes de Control Metropolitano y Jefatura de Movilidad Humana, les ofreció la asistencia de los programas sociales de la Alcaldía para que su vida sea distinta.

 

Amalia Gallardo, subgerente de DASE, explicó que se mantienen alianzas estratégicas con fundaciones y albergues privados, además de contar con el albergue municipal Volver a Soñar. “Les brindamos atención integral, con psicología, medicina, alimentación y nutrición, adicionalmente reciben capacitaciones, para, de esta manera, garantizar una reinserción familiar, social y económica”, expresó.

 

La pareja de jóvenes y otras 18 personas conocieron la ayuda municipal y accedieron a ser trasladados al hospital Bicentenario para una primera valoración médica y luego ser acogidos en el programa Por Un Futuro Sin Drogas. Esta tarea se realizó la noche de este 31 de mayo en el centro de Guayaquil durante un operativo de recuperación del espacio público que además tuvo como objetivo rescatar personas en situación de calle o con problemas de dependencia.

 

Bryan consume drogas hace 10 años, dice haber perdido la confianza de su familia, pero está dispuesto a recibir la asistencia. “Mi mujer tiene un mes de embarazo, igual no veo hace dos años a mi primer hijo. Está muy bien lo que hace la alcaldesa para las familias de bajos recursos, porque las clínicas cuestan”.

 

Luis Magallanes, jefe del Departamento de Movilidad Humana del Municipio de Guayaquil, resaltó que este acompañamiento que se realizó con DASE y los agentes metropolitanos durante la jornada nocturna, les permitió intervenir en el centro de la ciudad, pero también han estado en los alrededores de la terminal terrestre brindando soporte con alimentos y asesoría a los migrantes y refugiados. “Con las brigadas nocturnas damos atención humanitaria, el municipio no tiene las competencias nacionales de normativa migratoria, pero con las competencias sociales y humanitarias abordamos a las personas bajo el lineamiento de la alcaldesa”, manifestó Magallanes.