Categorías
Comunitario

Empresa Municipal de Vivienda presenta Mi Dulce Hogar para beneficiar a 2.250 personas

La alcaldesa Cynthia Viteri, junto a representantes de la Empresa Municipal de Vivienda, presentó el nuevo plan habitacional Mi Dulce Hogar, que por primera vez se desarrollará en la cooperativa Sergio Toral 2, y que comercializará 450 predios.
 
Viteri resaltó que por primera vez se han presentado tres programas habitacionales en sectores populares de la ciudad como Monte Sinahí, Sergio Toral y próximamente en Bastión Popular. “En todos se desarrollarán predios con servicios al alcance de la gente con menos recursos, además que no pasan por la incómoda situación de una central de riesgos”, dijo.
 
El nuevo proyecto habitacional se desarrollará en 14,18 hectáreas al noroeste de Guayaquil, con una inversión aproximada de USD 10 millones y en un plazo de 3 años.
 
Mi Dulce Hogar beneficiará a 2.250 personas que aún no poseen un predio propio. La cuota de entrada es de USD 100 con mensualidades de USD 115,48, que se pagarán durante 36 meses sin intereses. El predio tiene un tamaño promedio de 96 m2 con un costo de USD 4.257,60.
 
Patricia Rivera, presidenta de la Empresa Municipal de Vivienda, expresó que “es un orgullo poder estar sentados aquí junto a ustedes que serán futuros vecinos, que van a estar en un programa habitacional que contará con centros para personas con capacidades especiales, áreas deportivas, áreas pet friendly”.
 
Rivera resaltó que el 17% de los beneficiarios de todos los programas habitacionales son personas informales. Joffre Dueñas, uno de los beneficiarios, contó que “la primera vez que postulé no lo pude lograr, pero ahora se dio una oportunidad”.
 
Mi Dulce Hogar es un proyecto que está dirigido a personas con un ingreso familiar desde USD 425 a USD 650 y podrán postular en www.viviendagye.com quienes tengan relación de dependencia, independientes con facturación y sin facturación. Además, entre los requisitos, los interesados deben acreditar 4 años de residencia en Guayaquil, no poseer bienes y no haber sido beneficiario de un plan habitacional municipal.