Categorías
Comunitario

Justicia y Vigilancia ha ejecutado 1.480 operativos de recuperación del espacio público

Lo que debería ser un espacio libre para el sano esparcimiento se había convertido en un dormitorio público. Con sábanas y cartones se habían adecuado pequeñas habitaciones en varios parques de Los Esteros.

 

La Dirección de Justicia y Vigilancia emprendió un operativo para recuperar el espacio público en diversos sectores de la ciudad. Esa es una tarea que va en la línea de devolverle a la ciudadanía sitios seguros y que se ejecutan a diario.

 

Es así que desde mayo de 2019 hasta la actualidad se han desarrollado 1.480 operativos para recuperar espacios públicos en aceras, peatonales, puentes, zonas regeneradas, parques, malecones y avenidas principales.

 

Según los datos, el 60% de las intervenciones se han desarrollado en la parte centro-sur, siendo el casco central uno de los sitios con mayor incidencia. Mientras, en el norte y oeste de la ciudad se concentra el 40% de los operativos.

 

A nivel de pasos peatonales, se ha trabajado para recuperar el espacio en los ubicados sobre las avenidas 25 de Julio, Las Américas, Francisco de Orellana, Vía a Daule, Carlos Julio Arosemena, Autopista Narcisa de Jesús y el distribuidor de Tráfico en la Perimetral.

 

Mientras, a nivel de vía pública se ha intervenido en la Plaza de la Administración, la Bahía, la zona bancaria, la Zona Rosa; calles como Rumichaca y Piedrahita, Lorenzo de Garaycoa y 9 de Octubre, Machala, Luque, Vélez, Colón, Sucre, Domingo Comín, Chile, Chimborazo, Cuenca, Letamendi, entre otras.

 

Este lunes se hizo un barrido en las calles Escobedo y Mendiburu, en pleno centro de la ciudad. Ahí se habían recibido denuncias de vecinos sobre la toma de aceras y portales para la instalación de dormitorios públicos, afectando el ornato y la libre movilidad ciudadana.

 

En estos operativos también participa el Departamento de Movilidad Humana de la Dirección de Vinculación Ciudadana, la empresa pública de Acción Social y Educación (DASE) y el programa Por Un Futuro Sin Drogas, para ofrecer albergue o atención contra las adicciones a personas en situación de calle.