Categorías
Social

Migrantes venezolanos albergados por la Alcaldía regresaron a su país

Saúl Rodríguez, de 66 años, empacó sus pertenencias en uno de los cuartos del albergue municipal Volver a Soñar. Visiblemente emocionado, el adulto mayor hizo evidente su alegría por poder regresar a su país tras haber permanecido un año en Ecuador.

 

Él es uno de los 70 migrantes venezolanos que fueron ubicados en este albergue municipal y en otro perteneciente a un aliado estratégico. Los extranjeros, en total 91, tenían previsto viajar el 25 de octubre en un vuelo humanitario hasta Caracas, pero ese viaje no se concretó. Ante esa situación, la Empresa Pública Municipal Desarrollo, Acción Social y Educación (DASE) activó el protocolo de ayuda.

 

“Procedimos a ubicarlos en los albergues municipales de la ciudad para que tengan un lugar seguro, de permanencia mientras las autoridades formalizaban el retorno de los migrantes a Venezuela”, explicó Amalia Gallardo, gerenta de DASE.

 

La asistencia municipal consistió en la transportación para los migrantes en la ciudad, alojamiento, alimentación, hidratación y salud para una atención integral. En el grupo había niños, adultos mayores, personas con movilidad reducida y enfermedades catastróficas.

 

“Nosotros, a través de la Jefatura de Movilidad Humana, damos todo este tipo de atenciones y ayudas integrales, es una iniciativa de la alcaldesa Cynthia Viteri, quien permanentemente trabaja en favor de quienes más lo necesitan”, refirió Gallardo.

 

Saúl, oriundo de Maracaibo, vivía en Quito. Decidió regresar a su país porque le afectó la altura y le derivó en problemas médicos. El adulto mayor recordó la mala experiencia tras la cancelación del primer vuelo.

 

“Teníamos el vuelo listo y me preocupó la situación porque yo vendí todo lo que tenía en Ecuador, solo tenía una bolsa con diez panes, pero gracias a Dios la Alcaldía nos ayudó, nos han atendido de lo mejor en el albergue tanto en lo sicológico como en medicina, no hay ninguna queja, en ningún momento nos dejaron solos”, contó.

 

DASE y el Departamento de Movilidad Humana asistieron a los migrantes en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo hasta su partida. Allí también estuvieron representantes diplomáticos venezolanos y Edith Pino Icaza, directora de la Zona 8 de Cancillería ecuatoriana.