Categorías
Ciudadano

Municipio separa a 42 agentes metropolitanos y pone en marcha plan para ordenar la Bahía

La alcaldesa Cynthia Viteri anunció la separación de 42 uniformados del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano (CUACME) como respuesta a la manifestación de comerciantes formales de la Bahía ocurrida hace dos semanas.

 

«Hace unos días tuvimos una protesta justa de los comerciantes de la Bahía porque la informalidad se ha tomado el lugar», indicó la alcaldesa. Esta situación representa una competencia desleal para los locales que pagan impuestos y cumplen las ordenanzas.

 

Por ello se iniciaron una serie de acciones como recibir denuncias de los propios comerciantes formales, la revisión de cámaras de videovigilancia e investigaciones propias de las direcciones de Recursos Humanos, Mercados y la propia CUACME. Esto permitió la separación de los 42 uniformados, entre oficiales, personal de tropa y oficiales.

 

Además, la alcaldesa indicó que la Bahía será resguardada por personal de CUACME recién graduado. Ellos tendrán el apoyo de 30 personas que serán contratados de manera temporal y estarán a cargo de la Dirección de Mercados.

 

«Demando la colaboración de los comerciantes formales», dijo Viteri en referencia a presentar denuncias ante cualquier irregularidad para que sea sancionada y judicializada.

 

Priscila Salcedo, directora de Recursos Humanos del Municipio, explicó que la separación fue por conductas inapropiadas, incumplimiento de funciones, desapego a las normas éticas con comportamientos irregulares, denuncias confidenciales y una investigación fiscal impulsada por la Alcaldía.

 

100 sancionados durante esta administración

 

la gestión de la Alcaldesa Cynthia Viteri hemos separado a más 100 agentes, de los cuales ayer salieron 42. Nosotros realizamos un acto administrativo. Existe una investigación fiscal, hay 8 nombres en la Fiscalía. Tenemos evidencias de actos irregulares cometidos por estas 42 personas”, acotó Salcedo.

 

Agregó que «en esta gestión hemos graduado a 110 agentes de Control Metropolitano, que han pasado por un riguroso proceso de clasificación y entrenamiento. Ellos serán asignados a la Bahía, estaban en los vacunatarios y entrega de kits, pero serán reasignados al control de la vía pública”.

 

Mientras que Gustavo Zúñiga, presidente de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG) y director de Aseo Cantonal, Mercados y Servicios Especiales, indicó que “venimos trabajando hace 6 meses para recuperar el correcto uso del suelo en las edificaciones. Tenemos 1.018 bodegas clausuradas que generan problemas por la cantidad de estibadores que suben y bajan mercaderías y enganchadores que llevan clientes a los pisos altos. Ellos inundan los pasillos”.

 

División de la Bahía

 

Añadió que la Bahía se dividirá en tres subsectores o cuadrantes: uno a cargo de la Policía Metropolitana, el otro en manos de las direcciones municipales de Justicia y Vigilancia y de Uso del Espacio y Vía Pública, y el tercer cuadrante a cargo de la Dirección de Aseo Cantonal y Mercados.

 

Además, se pide el apoyo a la Policía Nacional para atender delitos que se cometen en la Bahía como trata de blancas, comercialización de mercadería de contrabando, entre otros temas, como la prostitución.

 

Frente a eso, Fausto Buenaño, comandante de la Zona 8 de la Policía Nacional, expresó su total apoyo. «Vamos a intervenir con agentes de la UMO, personal Antinarcóticos y de la Policía Judicial para dar con estas personas que aparentan ser vendedores informales, pero por debajo están vendiendo sustancias sujetas a fiscalización y eso atrae otros delitos».

 

Hernán Coloma y Augusto Bazurto, del Frente Único de Comerciantes Minoristas de la Bahía, agradecieron a la alcaldesa Cynthia Viteri por su respuesta y comprometieron su colaboración para solucionar los problemas.

 

Jaime Dávalos, director del CUACME, destacó que en esta administración, entre los requisitos que han cumplido los nuevos agentes está la prueba del polígrafo.

 

Al respecto, Viteri anunció que los agentes del CUACME serán sometidos a pruebas toxicológicas permanentes y al polígrafo. Además se cumplirá un proceso para adquirir bodycams que deberán portar los uniformados durante el cumplimiento de sus funciones.