Categorías
Social

Por un Futuro sin Drogas tiene como eje el aumento de la autoestima del consumidor

La adicción es una enfermedad crónica y recurrente, se basa en la búsqueda del alivio a través del consumo o uso de sustancias u otras conductas similares. “Por ello en el momento que el adicto decide cambiar e iniciar el proceso de recuperación, la familia y el entorno van a convertirse en factores claves”, señaló Julieta Sagnay, quien dirige el programa Por un Futuro sin Drogas.
 
Es el caso de María y su hijo Carlos, quienes asisten al programa. “No sabía que él consumía porque jamás robó, solo trabajaba, pero no le alcanzaba el dinero. Un día me vino a pedir ayuda y me confesó su adicción, inmediatamente comencé a preguntar y muchas personas me dieron referencias de este programa de desintoxicación y acá estamos, con toda la fe de que mi hijo saldrá adelante”, comentó.
 
Carlos consume heroína desde los 13 años y ahora a sus 24 años decidió dejar las drogas. “No ha sido fácil porque me dan muchos dolores de cabeza y de cuerpo, me dijeron los médicos que es normal, por eso lo mejor es el acompañamiento de parte de los profesionales”, describe el joven.
 
Sagnay indica que el aumento de la autoestima es básico en el adicto y por ello se brinda acompañamiento a las familias. La persona que sufre de una adicción se odia a sí misma y vuelca su odio en los demás, para que éste le sea devuelto en forma de agresión. Y eso sirve de excusa para seguir consumiendo.
 
Por ello una de las estrategias de las terapias es el aumento de la autoestima para controlar y evitar la recaída del paciente.